DÍA 8: SI MOLO PUDO, YO TAMBIÉN.

Hoy ha sido un gran día. Julen Castañeda y Jacobo se despiden de la concentración. Por fin han conseguido encontrar un equipo en el que poder competir y mostrar su valía. Poco a poco todo vuelve a su sitio. Todos estamos trabajando muy duro para conseguir formar parte de una plantilla en la que disfrutar de la pelotita, del fútbol…. Con estas Sesiones AFE podemos ponernos en buena forma y ganar en confianza. Despejar la mente lo que nuestra cabeza nos permita para seguir mejorando.

Seguro que en estos días que quedan para que se cierre el mercado de fichajes, más compañeros van a ir saliendo de la concentración. Esto será genial.

La plantilla de AFE hoy ha vuelto a tener doble sesión para preparar el partido de mañana. Como cada día, todos ponemos lo máximo de nosotros. Cada acción es importante para crecer como futbolistas, y eso los jugadores lo sabemos.

Tenemos la suerte de contar con un cuerpo técnico y con un staff que nos ayuda en todo lo que está a su alcance, y eso se nota. El sentirse arropado por ellos, nos transmite tranquilidad y hace que todo sea más fácil.

Por la mañana un trabajo más exigente, más físico. El de la tarde ha sido más distendido. Mientras un grupo preparaba el balón parado, el resto futbol-tenis. Y para terminar el entrenamiento, una competición de darle al larguero. Que ha culminado con el todopoderoso Armindo. Bajo la atenta mirada de todos, demostrando su calidad y aguantando la presión, ha salvado a 4 compañeros de ser inflados a pelotazos en el culo. Ha acabado manteado…y en el suelo no, pero de milagro!!!

Mañana la tercera prueba para nosotros. Tercer partido en esta concentración que seguro que nos sirve de mucho. Finalmente no jugaremos contra el CSKA de Moscú y nos enfrentaremos contra el CD Torrevieja. Veremos que nos depara este encuentro.

Mi rodilla, otro día más, sigue sorprendiéndome. No cesa en su empeño de recuperarse para intentar buscar su sitio en este mercado invernal. Los dos sabemos que será complicado. Pero si nosotros no luchamos por ello, ¿quién lo hará?. Por ímpetu y empeño no será. Nadie podrá decir que no hemos hecho todo lo posible. Cada día me noto con más fuerzas de superación y demostrar que de esto se puede salir. Y que se va a salir.

Lo que hace poco parecía ser un camino empinado y complicado, hoy ya no lo es tanto. El camino se va allanando poco a poco. Todos los mensajes de ánimo que me han ido llegando me dan muchísima fuerza para seguir adelante. No me puedo quitar de la cabeza la historia de Molo, jugador del Lleida. Nunca había hablado con él, y no tenía porque escribirme. Pero lo hizo. Y no sabe lo que me ayudó. Siempre se lo agradeceré. Sabía la situación tan complicada en la que me encontraba y quiso mandarme muchos ánimos y contarme lo que el tuvo que pasar y reponerse de ello. El gran Molo estuvo dos años y medio sin poder disfrutar del fútbol, con cuatro operaciones de por medio. Pero esto no pudo con él. Tuvo que trabajar mucho, muchísimo, pero al final consiguió salir del pozo y volver al verde. Volver a pisar un campo de fútbol y solo preocuparse de valorar cada acción de juego. Cada segundo que pasaba dándole patadas al balón.

Si Molo pudo, yo tengo que poder. Su historia me obliga a hacerlo.

AFE-UNION BERLIN_041
 

Deja un comentario

(*) Obligatorio, tu e-mail no será publicado.

*